Entradas

EN EL REINO DE LEÓN

Imagen
LEÓN
León nos habla recostada desde la meseta observando el devenir de los acontecimientos. Nos recita versos de colores con sus vidrieras mágicas. Parece que duerme, pero no es así con tanta actividad como tiene en la calle. Es una ciudad viva de peregrinos, que sabe celebrar el encuentro de tantos caminos, con sus tapas, con sus vinos de la tierra, ya sea en el barrio Húmedo o en el barrio Romántico, especialmente. Las calles principales están adornadas con flores con los colores de la ciudad que recuerdan los cuentos y toda ella ofrece los misterios de una época medieval que narran en sus cantares leyendas de tiempos romanos. Las calzadas empedradas, el silencio sugerente que te invita a meditar en el rincón balsámico (como describen las guías) de la plaza del Grano, el pórtico de la eternidad del Panteón de los Reyes en la Colegiata de San Isidoro que tantos recuerdos me trajo de mi profesora de arte del colegio. Podía verla perfectamente impartiendo su clase con diapositivas destacand…

Roma, otra vez, mi primera vez

Imagen
Caminar por la Vía Apia y sentir olor en mi memoria de caballos sudados, ver la pared que rodea la ciudad antiguo fuerte romano y escuchar gente hablando a gritos, pasar por las catacumbas... qué dolor... Y que esplendor, las fuentes el Coliseo, la Catedral San Pedro... que emoción y cuanta gente, cuanta feria, cuanto de todo. Un capuchino.. que bueno, solo esto puede traerme aroma a vieja Italia y por que no un bacci, comprado en la tienda de dulces. Me siento arrasada por las vistas, las emociones antiguas. Como si otros – yo estuvieran asomándose a mis ojos y a mis poros. Es bello a la vez increíble, dulce y fuerte. Italia reencontrada.
Escribí, entonces, esto a una amiga:
Amiga: pasear por donde los romanos iban en sus carros, castigando los caballos y gritando a los esclavos, altivos soberbios... tantos siglos de sufrimiento plasmados en muros que rodean ciudades, tantos años de protección y ataque, de amor y muerte, tantas cosas en estas viejas paredes de Europa... y la pompa, la bell…

HAY PAÍSES QUE SE QUEDAN EN LOS BOLSILLOS (TÚNEZ)

Imagen
Hay países que se quedan en los bolsillos, escondidos entre la tela púrpura del alma y la piel de las horas que se alargan indelebles. Liberan sustancias milenarias y volatilizan sus activos naturales, dosificando un efecto memoria que se espolvorea, caprichosamente, de vez en cuando, y sin avisar.   Lluvia de estrellas; lunas de oriente, escorpiones encerrados en capsulas de vidrio, dunas movedizas que ondulan a su antojo el paisaje, hombres azules, alfombras multicolores tejidas por manos desabridas pero afables. Tenaces palmeras que rozan el cosmos y alargan sus ramas, deseosas de abrazar cielos donde perduran estrellas privilegiadas de luz.   Tamerza y su gran cascada permanece en la lingüística de un sentimiento de paz imperecedero. La belleza lejana de La Cordillera del Atlas. El tren Lezard Rouge llegando hasta Tozeur, todo un símbolo colonial que durante años estuvo abandonado, pasea por un cañón de colores rojos o garganta de tierra seca, desplazando a sus viajeros a otras époc…