Roma, otra vez, mi primera vez

FOTO PROPIA

Caminar por la Vía Apia y sentir olor en mi memoria de caballos sudados, ver la pared que rodea la ciudad antiguo fuerte romano y escuchar gente hablando a gritos, pasar por las catacumbas... qué dolor...
Y que esplendor, las fuentes el Coliseo, la Catedral San Pedro... que emoción y cuanta gente, cuanta feria, cuanto de todo.
Un capuchino.. que bueno, solo esto puede traerme aroma a vieja Italia y por que no un bacci, comprado en la tienda de dulces.
Me siento arrasada por las vistas, las emociones antiguas. Como si otros – yo estuvieran asomándose a mis ojos y a mis poros.
Es bello a la vez increíble, dulce y fuerte. Italia reencontrada.

Escribí, entonces, esto a una amiga:

Amiga: pasear por donde los romanos iban en sus carros, castigando los caballos y gritando a los esclavos, altivos soberbios... tantos siglos de sufrimiento plasmados en muros que rodean ciudades, tantos años de protección y ataque, de amor y muerte, tantas cosas en estas viejas paredes de Europa... y la pompa, la belleza de época, la humedad de las ciudades viejas y la vieja educación.

Mónica Ivulich. DR

Fotos propias






Comentarios

  1. Son ciudades tan llenas de historia y vida que siempre es como volver de nuevo, lo que no vimos en el primer viaje lo descubrimos en el siguiente. Fantástica siempre, Roma.

    ResponderEliminar
  2. Ay, Monica, qué ganas me han entrado de saborear ese aromático capuccino 'in situ'. De Italia sólo conozco Venecia, Florencia y Pisa. Roma me está llamando...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA GALICIA PROFUNDA

(TÚNEZ) HAY PAÍSES QUE SE QUEDAN EN LOS BOLSILLOS.

EN EL REINO DE LEÓN